INFORMATIVAS

Cambio de postura: Dina Boluarte ahora insinúa que asumiría la Presidencia si cae Pedro Castillo

Si al presidente lo vacan yo me voy con el presidente”, aseguró la vicepresidenta en diciembre pasado, pero siete meses después dice que “la única agenda que tengo es aquella que el pueblo me ha otorgado“. En el medio, una denuncia constitucional en su contra se podría interponer en sus planes.

Dina Boluarte se pone el sombrero (Foto: GEC).

La vicepresidenta y ministra, Dina Boluarte, dejó entrever este viernes que asumiría la presidencia en caso de que el Congreso destituya a Pedro Castillo, que afronta cinco investigaciones fiscales en un año de gestión y su situación es cada vez más complicada ante las evidencias de corrupción que lo implican.

“Nos han elegido para ser autoridades de gobierno por cinco años y eso en democracia se respeta y la única agenda que tengo es aquella que el pueblo me ha otorgado. Soy la vicepresidenta de la República y desde allí atenderé a los más pobres”, dijo en una reunión con la Asociación de Prensa Extranjera del Perú (APEP).

Boluarte insistió en que un sector de la oposición de “no acepta” los resultados electorales, pero lo cierto es que la situación en la que está el gobierno ha sido propiciada por el propio presidente y su entorno.

La misma vicepresidenta afronta un proceso constitucional que podría derivar en su destitución e inhabilitación para ejercer cargos públicos, con lo que no podría asumir el mando del país en caso salga Castillo. Lo haría provisionalmente el o la titular del Parlamento -que se elegirá la próxima semana- para convocar a nuevas elecciones.

Sea como fuere, lo de Boluarte implica un cambio de postura, porque en diciembre pasado afirmó que si sacaban al mandatario ella también dejaría su cargo. “Si al presidente lo vacan yo me voy con el presidente”, dijo en aquella ocasión Boluarte.

Según explicó a la prensa extranjera, esas declaraciones se dieron mientras el Congreso discutía una moción de destitución presidencial que, en su opinión, “no tenía fundamento político, ni técnico, ni legal, ni nada, simplemente (era) vacancia por vacancia”.

Según Boluarte, las voces que buscan una destitución del presidente, un adelanto de elecciones o una inhabilitación en su contra demuestran que hay un sector de la oposición que “nunca” ha aceptado la victoria de Castillo en los comicios del año pasado. 

“Están buscando las mil y una formas no solamente de vacar (destituir) al presidente sino ahora de inhabilitar a la vicepresidenta”, aseveró.

Aunque Boluarte admitió que “algunos ministros no han dado la talla”, dijo que “jamás hubo tanto acoso político”, tanta “persecución política al presidente, a la vicepresidenta y a los ministros”. Pero en su propio sector, ella nombró a viceministros sin el perfil exigido por ley.

“Como el Congreso responde a números (y) han visto que los números no alcanzaban (para destituir) al presidente, entonces dijeron ‘vamos a por la persona que acompaña al presidente’”, sostuvo.

Boluarte insistió que siempre actuó “dentro del marco legal”, pero lo cierto es que la Constitución es clara y prohíbe gestionar intereses particulares cuando se ejerce la función pública, algo que hizo la vicepresidente como titular de un club privado, tal como lo alertó la misma Contraloría en su momento.

Por este caso, la vicepresidenta recurrió a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para inste al Congreso a declarar la nulidad de la denuncia constitucional que afronta.

Lee también:

Dejar un comentario

Tu dirección email no será publicada

También te puede interesar