DESTACADA INFORMATIVAS

Conflictos mineros le cuestan al Perú US$ 1,160 millones en 10 meses

Además, entre agosto del 2021 y mayo del 2022, se dejaron de pagar alrededor de US$ 348 millones en impuestos y regalías por bloqueos y la paralización de al menos 9 minas. La gestión de Pedro Castillo tiene récord de conflictos activos de los últimos seis gobiernos.

Los conflictos sociales y baja confianza en el gobierno limitan crecimiento de minería en Perú (Foto: Andina).

Desde el inicio del mandato de Pedro Castillo, las protestas y los conflictos sociales en el Perú se han ido incrementando, conforme se hacía evidente la incapacidad del gobierno para atender los problemas más urgentes del país y se acumulaban las promesas de campaña incumplidas por el mandatario.

A la fecha, la gestión de Pedro Castillo tiene 65 conflictos mineros activos registrados, cifra similar a la que en su momento registró la administración de Ollanta Humala al noveno mes de mandato, de acuerdo a los reportes emitidos por la Defensoría del Pueblo.

Aunque la mayoría de conflictos mineros en el país vienen de gobiernos anteriores, los informes muestran que 19 de ellos son casos nuevos.

Así, tenemos dentro de los conflictos mineros reportados hay 10 vinculados a la minería informal e ilegal, de los cuales 4 están activos, 5 latentes y hay una alerta temprana. 

El impacto en cifras

A ellos suma que las operaciones de al menos nueve minas en Perú se vieron afectadas por los bloqueos y paralizaciones. De estas, suspendieron por completo sus operaciones, entre agosto del 2021 y mayo del 2022, Buenaventura, Antamina, Apumayo, Las Bambas, Cuajone y Nexa.

El último 9 de junio, se anunció una tregua de 30 días en el caso de Las Bambas (Apurímac), que permitirá que esta mina retome sus envíos de cobre, tras 57 días de paralización, aunque el conflicto como tal no se ha solucionado.

Pero el daño ya está hecho, porque los conflictos mineros generaron que unos 303 mil empleos directos e indirectos se hayan visto perjudicados. En tanto, la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE) estimó que las pérdidas ascendieron a US$ 1,160 millones en estos 10 meses de gestión.

Además, se han dejado de pagar cerca de US$ 348 millones en impuestos y regalías al Estado, y Perú ha dejado de exportar unos US$ 470 millones.

“Es necesario comprender que las paralizaciones detienen la minería y el Perú tiene una cartera de US$ 53 mil millones en proyectos mineros. La minería no es el enemigo y es necesario que el Estado apoye su ejecución para generar más puestos de trabajo y beneficios para la población”, sostiene el gerente general de Apumayo, Guillermo Shinno, que además fue viceministro de Minas.

La minería es una gran fuente de recaudación de ingresos para el país, más aún ahora que los precios internacionales de los metales que el Perú exporta, como el cobre y el oro, están altos.

En 2021, la recaudación fiscal producto de la actividad minera fue de casi de S/ 25 mil millones, lo que representó el 14% de la recaudación total del Estado.

Estos recursos son necesarios para que las autoridades puedan hacer obras públicas, como construir colegios, hospitales, carreteras, y empezar a cerrar brechas sociales.

La minería también aporta gran cantidad de recursos a las regiones, por concepto de canon y regalías. El año pasado, el dinero transferido por estos conceptos se incrementó en 62% frente al 2020.

Lee también:

Dejar un comentario

Tu dirección email no será publicada

También te puede interesar