Fecha: 22 Junio, 2024 Tipo de cambio : s/ 3.802

¿Qué está pasando en la Dirección Nacional de Inteligencia?

Redacción Vigilante Publicado 12:01 pm, 3 Noviembre, 2022

El principal ente de Inteligencia del país, la DINI, se ve inmersa en tres nuevas situaciones que generan cuestionamientos que van desde la designación irregular de “agentes secretos”, el cobro ilegal para designar a funcionarios como jefe de la entidad y hasta la inusual apertura de una oficina de inteligencia en Palacio de Gobierno.

Barrantes denunció cobro ilícito. Shimabukuro es asesor en la sombra. Castillo estaría implicado en casos irregulares vinculados a la DINI.

Los cuestionamientos sobre el rol que cumple la Dirección Nacional de Inteligencia (DINI), encabezado por José Luis Fernández Latorre, sigue aumentando al conocerse una serie de irregularidades vinculadas al presunto pago de dinero al sentenciado Vladimir Cerrón como “agente”, al cobro para otorgar cargos dentro de la entidad y tras confirmarse que dentro de Palacio de Gobierno existe una oficina del organismo que encabeza el sistema compuesto por las direcciones de inteligencia del Ministerio del Interior.

CERRÓN SERÍA ALIAS MONTAÑA

Según un colaborador eficaz, que es parte de las investigaciones que se realizan al entorno del presidente Castillo, Cerrón recibe 40 mil soles mensuales como “agente encubierto” de la DINI. Para ello, al sentenciado exgobernador regional de Junín se le habría colocado el alias de ‘Montaña’ con la venia de Fernández Latorre, quien es parte la ‘Coraza Chotana’, una red de inteligencia que tendría como finalidad hacerse de información confidencial para usarla a su favor.

Según trascendió, se buscó hacer pasar como agentes encubiertos a diversos personajes afines al gobierno colocándoles nombres o alias para no ser detectados; todo con la finalidad de obtener presuntamente dinero de la institución sin ser fiscalizados por la Contraloría.

Ante esta situación, el presidente de la Comisión de Fiscalización, Héctor Ventura, afirmó que “la DINI está siendo convertida a una dirección gubernamental de encubrimientos y encargos presidenciales. Se ha desnaturalizado las funciones de una entidad tan importante para la seguridad del país”.

Por su parte, el abogado Enrique Ghersi afirmó que “es evidente que hay una planilla dorada, no son agentes de inteligencia. La DINI no está funcionando como una agencia de inteligencia, está funcionando como una policía política que está al servicio de los aliados del gobierno”.

En respuesta a este grave hecho, el jefe del Gabinete de Asesores de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINI), general EP (r) Gustavo Bobbio Rosas, negó dicha versión. “Lo rechazo de plano. No es cierto. Son declaraciones de alguien que está buscando reducir su pena disparando a todas partes para ver si algo le liga. Pero eso es un absurdo. No solo la Contraloría fiscaliza permanente los gastos de la DINI sino también la Comisión de Defensa e Inteligencia del Congreso”, sostuvo.

PAGO DE 200 MIL SOLES

Esta misma semana también se conoció un testimonio revelador y que podría ser útil para las investigaciones que realiza la Fiscalía sobre el cobro indebido a altos mandos militares y policiales para obtener ascensos, en el que está implicado el presidente Pedro Castillo y asesores cercanos del mandatario.

El general en retiro Wilson Barrantes reveló que Beder Camacho, exsubsecretario general del Despacho Presidencial, le pidió S/200 mil para designarlo como jefe de la DINI. Según explicó, en diciembre de 2021, el presidente Castillo lo llamó para que tome dicho cargo, pero esto no se concretó debido a que le requirieron una jugosa cantidad de dinero.

“En el mes de diciembre me llama el presidente a Palacio. Entre otras cosas, me indica que deseaba que me haga cargo de la DINI antes de su viaje a Colombia. Cuando me retiro de Palacio, a la altura más o menos del Estadio Nacional, recibo una llamada desconocida y me escribe un mensaje. Me dice: ‘de parte del presidente deseo conversar con usted respecto a lo acordado’. Ya, entonces, lo llamo al presidente, le mando un mensaje, me pone el teléfono de Beder Camacho y resulta que era él”, contó Barrantes.

Así, en dicha cita, Camacho tenía un “encargo del presidente”. “Me comienzan a decir que ese cargo iba a costar 200,000 soles. Entonces, le dije si me quieren poner y yo lo conozco al presidente, ¿qué  tengo que pagarte? ¿A quién tengo que pagarle, no? Que sí, que no sé cuánto. Hasta cuando él me dice 200 mil. Le digo, ¿qué? Yo le hablo de 200 mil soles porque él me dice 200 mil. Y él me dice sí, todos los meses”, afirmó.

OFICINA DINI EN PALACIO

Bobbio también confirmó que la DINI abrió, recién en la actual gobierno, una oficina de Inteligencia al interior de Palacio de Gobierno. “Se ha abierto en nuestra estadía en la DINI. Porque era una necesidad. Es una oficina legal, no es una oficina subrepticia, con cuatro personas de la DINI que manejan ahí los equipos y que proporcionan inteligencia estratégica al presidente”, explicó.

Esta situación inusual salió por primera vez a luz al conocerse al asesor en la sombra Henry Shimabukuro Guevara, quien según información de El Comercio es asesor del presidente como parte de la DINI. Según informó Palacio, el 21 de diciembre del 2021, Camacho solicitó a la DINI que se designara a un enlace entre instituciones; es decir, que “coordinarán aspectos de interés institucional con entidades de la administración pública o privada”.

A pedido ello se habría colocado a Shimabukuro, sin embargo, Bobbio desmarcó de la función del “asesor” presidencial y afirmó que este no trabaja en la DINI. “Lo conozco, pero eso no quiere decir que le dé plata ni nada (…) No sé cuál es su labor ni tengo por qué saberlo”, dijo, evidenciando que Shimabukuro podría estar actuando al margen de la DINI.

LEE TAMBIÉN:

COMPARTIR NOTICIA