Fecha: 22 Mayo, 2024 Tipo de cambio : s/ 3.726

Hay que romper barreras (de verdad): a propósito del Índice de Burocracia 2023

Perú ocupa el penúltimo lugar en el Índice de Barreras de Iberoamérica (IBI). Las pequeñas empresas peruanas dedican 2,316 horas en promedio al año para atender trámites estatales para abrir y mantener sus operaciones. *
Redacción Vigilante Publicado 5:56 pm, 11 Abril, 2024

El Índice de Burocracia de Iberoamérica (IBI) logra su tercer año de publicación, ampliando su ámbito de estudio a 17 países de Iberoamérica, entre los cuales se encuentra Perú. El IBI es una métrica que permite calcular el número de horas que exigen los diversos trámites burocráticos estatales a las empresas y que, por lo tanto, obstaculizan su agilidad, innovación y crecimiento. Es el Adam Smith Center for Economic Freedom quien lidera esta iniciativa. Fue la Asociación de Contribuyentes del Perú quien realizó el análisis del caso peruano.

En general, el Índice de Burocracia en cuanto a trámites de apertura a nivel iberoamericano arroja un promedio de 2,666 horas dedicadas por las empresas, equivalentes a 111.1 días continuos, 3.7 meses, o 154 días laborales. Los trámites de apertura son aquellos de identificación, registro, solicitud de marca, registro de actas constitutivas, obtención de permisos e identificaciones, entre otros.

En cuanto a trámites de funcionamiento, arroja un promedio de 901.95 horas, equivalentes a 37.6 días continuos o 112.7 días laborales de un trabajador. Los trámites de funcionamiento son aquellos de administración de empleo, contratación, despidos, gestión salarial, operación, administración, impuestos, certificaciones, fiscalizaciones.

Perú ocupa este año el penúltimo lugar del ranking en el tiempo que toman sus empresas en cumplir con los trámites asociados a la apertura y funcionamiento de una empresa. En promedio, una empresa peruana dedica 2,316 horas al año solo a atender trámites estatales. Esto equivale a 96.5 días al año. ¿Por qué es tan difícil mantener una empresa en Perú?

Los resultados con respecto al 2022 pueden haber sufrido un notorio empeoramiento si tomamos en cuenta factores políticos, sociales, pero también el deterioro de la administración pública en el país. Tenemos una administración pública que piensa en sus procesos, en el control, en poner más trabas a la inversión, pero no sé da cuenta de que, al hacerlo, limita el crecimiento de las pequeñas empresas. El índice concentró su análisis en 40 trámites relacionados con la operación en sí misma, obligaciones tributarias, laborales, de seguridad, y de certificaciones y permiso.

En el sector primario peruano (agricultura, pesca, minería, manufactura primaria), una pequeña empresa invierte 797 horas al año en atender trámites estatales. De estas horas, 248 horas se dedican al cumplimiento de obligaciones tributarias, y 160 horas a trámites asociados a regulación laboral. Las otras 389 horas se dedican a trámites, permisos y regulaciones específicas de cada sector.

En el sector secundario (construcción, electricidad, agua, manufactura no primaria), una pequeña empresa invierte 601 horas al año solo atendiendo dichos trámites. Casi el 55% de esas horas se las lleva la SUNAT y/o trámites asociados al cumplimiento de obligaciones tributarias, 350 horas al año. Por otra parte, una empresa en este sector dedica 190 horas a trámites asociados a temas laborales.

Finalmente, en el sector terciario (comercio, servicios, contabilidad, consultorías), una pequeña empresa invierte 509 horas al año solo atendiendo dichos trámites. 255 de esas horas se las lleva la SUNAT y/o trámites asociados al cumplimiento de obligaciones tributarias. Sin embargo, una empresa en este sector dedica 113 horas a trámites asociados a temas laborales.

Una primera conclusión rápida, pero profunda: cuando el Estado pone barreras, genera concentración de mercado y detiene la competencia. La excesiva tramitología, permisología y el excesivo número de trámites solo pone más dificultades a la formalidad y también al crecimiento de las empresas.

*Informe realizado por la Asociación de Contribuyentes del Perú y publicado originalmente en Perú21.

COMPARTIR NOTICIA