Fecha: 14 Junio, 2024 Tipo de cambio : s/ 3.77

Las rutas del contrabando: transporte ilegal de mercancía crece y golpea a formales de Puno

Un informe de Sunat reveló la existencia de 10 rutas entre Bolivia y Perú que favorecen al contrabando de productos, actividad ilícita que movió US$594 millones durante 2022. Esta situación afecta a la formalización en la región.
Gabriela Llontop Publicado 4:30 pm, 19 Enero, 2024

El Informe Estimación del Contrabando, de la Superintendencia Nacional de Aduanas y Administración Tributaria (SUNAT), reveló que esta actividad ilícita movió US$594 millones, siendo Puno una de las regiones estratégicas para llevar a cabo estas prácticas informales. Incluso, el documento deja en evidencia 10 rutas por las que se transportan diferentes tipos de mercancía no autorizada como electrodomésticos, celulares, licores, cigarrillos, prendas de vestir, alimentos, combustibles, entre otros.

Esta ilegal práctica afecta directamente a los pocos empresarios formales que hay en la región. Cabe recordar que 90.2% de las personas ocupadas en Puno son informales.

La movilización de productos ilegales o informales parte desde Bolivia, país con el que compartimos frontera y, aparentemente, el negocio del contrabando. Tal y como señala el documento de Sunat, las rutas parten desde la zona norte y sur del país altiplánico y, por lo general, cruzan por Puno y, en ocasiones, por Tacna. Las rutas son las siguientes:

  • Bolivia – Desaguadero – Mazocruz – Moquegua.
  • Bolivia – Desaguadero – Mazocruz – Capazo – Tarata – Tacna.
  • Bolivia – Desaguadero – Juli – Puno.
  • Bolivia – Yunguyo – Juli – Puno.
  • Bolivia – Virupaya – Moho – Huancané – Juliaca.
  • Bolivia – Patacayle – Moho – Huancané – Juliaca.
  • Bolivia – Chejepampa – Huancané – Juliaca.
  • Tripartito – Kallapuma – Ancomarca – Ipiñuma – Chinga – Pisacoma – Kelluyo – Desaguadero.
  • Tripartito – Kallapuma – Ancomarca – Ipiñuma – Chinga – Pisacoma – Hito 27.
  • Tripartito – Kallapuma – Ancomarca – Ipiñuma – Chinga – Pisacoma – Totoroma – Juliaca.

El trabajo de las autoridades estatales es crucial para frenar estas prácticas ilegales, las cuales le restan productividad al país al quitarle a regiones como Puno oportunidades de empleo para sus habitantes. Si el Estado no gestiona estrategias efectivas para combatir el contrabando y así redoblar el número de efectivos policiales que resguardan la frontera y carreteras, los contribuyentes seguiremos siendo gravemente afectados por estas actividades informales.

¿POR QUÉ INVERTIR EN PUNO?

Este no es el único problema que aqueja a Puno, sino que el contrabando de productos se suma a la conflictividad social, es decir, las marchas o movilizaciones violentas organizadas por grupos radicales que muchas veces paralizan las principales actividades productivas. Pese a ello, esta región ha demostrado ser resiliente gracias al trabajo constante de sus residentes que apuestan por el crecimiento económico del departamento. No obstante, los inversionistas se sienten cada vez menos confiados en apostar por esta región, debido a que el Estado no se hace presente para defender el orden interno y proteger los derechos de sus ciudadanos.

Puno es una región bendecida, pues no solo cuenta con insumos agrícolas de exportación como la quinua, café orgánico y cañihua, sino que también cuenta con la popular trucha, la cual permitió que el sector pesquero registre una productividad del 67.6% del total nacional. Asimismo, el turismo permitió el crecimiento del sector hotelero y gastronómico, mientras que la minería enfocada en la extracción de estaño, oro, plomo, plata y zinc, generó 8,100 empleos en 2022, es decir, el 3.5% del empleo nacional en el sector. Es preciso mencionar que el 60% del territorio de Puno es considerado potencial para la actividad minera, mientras que la exportación de oro tiene como principales destinos a la India (46%) y Emiratos Árabes (16%).

Gabriela Llontop Periodista y redactora

COMPARTIR NOTICIA