Fecha: 22 Mayo, 2024 Tipo de cambio : s/ 3.721

Protestas generaron disminución de ingresos de los peruanos en regiones para costear la canasta básica

Un menor crecimiento regional genera que la condición de vida de la población también disminuya. Al término del 2022, 14 de las 25 regiones no habían recuperado los niveles de PBI per cápita que tenían antes de la pandemia.
Paula Riolo Publicado 4:27 pm, 21 Marzo, 2023

Las cifras publicadas del INEI revelaron que en 17 de las 25 regiones del país, el crecimiento de la economía fue muy lento en la segunda mitad del 2022. Esta situación se extendió al inicio del 2023 debido a las protestas y manifestaciones a nivel nacional en contra del gobierno, principalmente en el sur del país.

El menor crecimiento regional genera que la condición de vida de la población también disminuya, sobre todo si se tiene en cuenta que aún se sienten los estragos de la pandemia.  Al finalizar el 2022, 14 de las 25 regiones no habían recuperado los niveles de PBI per cápita que tenían antes de la pandemia, lo que dificulta la reducción de la pobreza y la desigualdad. En ese sentido, durante el 2022 el 48% de los trabajadores del país registraron que sus ingresos eran insuficientes para cubrir una canasta básica de consumo en sus hogares, un incremento de casi un millón de personas en comparación a la cifra del 2019.

Moquegua fue una de las pocas regiones que creció de forma notable, un 31% en el segundo semestre del 2022. Con ello, el crecimiento de la zona sur del país pasó de 3% a 4% en la segunda mitad del 2022. Sin embargo, sin el aporte de Moquegua, el crecimiento habría sido de 1%.

Por otro lado, el oriente y centro del país tuvieron una desaceleración entre julio y diciembre, con un crecimiento casi nulo hacia fines de año. Esto se debe principalmente a la restricción de la inversión privada, que llevó al sector construcción a una caída del 4,1%.  Además, solo el norte del país logró creció de forma ligera gracias a que la actividad agropecuaria creció 3,9% en las regiones de Piura y La Libertad, impulsado por una mayor producción de cultivos de exportación como uvas y arándanos, respectivamente.

MIRAS AL 2023

El inicio de año fue convulso debido a la conflictividad que se vivió sobre todo en el sur del país. La minería y el turismo fueron de los sectores más afectados. Por ejemplo, debido a la falta de suministros, los yacimientos de mineros de Las Bambas, Antapaccay, San Rafael y Cerro Verde tuvieron que limitar sus operaciones. Este hecho ocasionó la reducción del PBI minero del sur, en un 3%, luego de un avance de 14,0% en el último trimestre del año pasado. El turismo fue golpeado debido al cierre de aeropuertos y las cancelaciones de reservas. Por ejemplo, el Santuario Histórico de Machu Picchu tuvo una caída de visitantes anual de casi 64%. 

La llegada de Yaku, con las lluvias y los desbordes de ríos y huaicos interrumpió el crecimiento en el norte y se espera que la región experimente una situación similar a la del Fenómeno del Niño del 2017, el cual generó pérdidas de producción de alrededor de S/ 330 millones.

Paula Riolo Periodista y redactora

COMPARTIR NOTICIA