Fecha: 13 Junio, 2024 Tipo de cambio : s/ 3.779

Región sitiada: Madre de Dios sin alimentos y combustible por los bloqueos

Gabriela Llontop Publicado 4:50 pm, 25 Enero, 2023

Ciudadanos llevan 21 días completamente aislados, lo cual provocó que el precio del balón de gas doméstico se eleve hasta casi los S/300. El galón de gasolina fluctúa entre los S/.60 y S/.70, mientras que el precio de la papaya se elevó a S/.10 por kilogramo, a pesar que este es el cultivo típico de la región. 

La carretera Interoceánica permanece bloqueada desde hace 21 días, lo cual ha provocado el desabastecimiento de combustible y alimentos. Foto: Inforegión

Madre de Dios es una región sitiada. La escasez de alimentos y combustible ha comenzado a preocupar a la población de este departamento, la cual se ha visto obligada a pagar altas sumas de dinero por verduras medianamente frescas y por el diesel que utilizan sus vehículos. 

Los grifos están desabastecidos y los mercados han dejado de proveer alimentos perecibles como verduras e, incluso, pollo y carnes. Algunos aseguran que para transitar por las vías principales que conectan a la región con departamentos como Puno y Cusco se debe realizar un pago previo, no obstante, hay quienes afirman que cruzar los piquetes es casi una misión imposible.

José Carlos, periodista de El Informativo, afirmó a Vigilante.pe que la ciudadanía luce preocupada, triste y, sobre todo, atemorizada. Desconocen cuándo el orden se restablecerá y cuando la violencia cesará por fin.

Así, los ciudadanos llevan 21 días completamente aislados, lo cual ha provocado que el precio del balón de gas doméstico se eleve hasta casi los S/300. El galón de gasolina fluctúa entre los S/.60 y S/.70, mientras que el precio de la papaya se elevó a S/.10 por kilogramo, incluso, cuando este es el cultivo típico de la región. 

Bloqueos impiden el tránsito de 17 cisternas cargadas con diésel y combustible. Foto. La República

Alrededor de 150 niños se encuentran sin comer adecuadamente desde hace varios días, pues los productos como leche o menestras no han logrado ingresar durante las últimas semanas. Una situación sumamente preocupante que refleja, una vez más, el nivel de violencia que ejercen estas personas para intentar legitimar sus reclamos. 

Los piquetes, palos y llantas ubicados en diferentes tramos de la carretera Interoceánica no solo imposibilitan el tránsito de productos de primera necesidad, sino que también impiden que 17 cisternas cargadas con diesel y gasolina puedan abastecer a la provincia de Puerto Maldonado, capital de la región.

No existen mayores detalles respecto a quienes dirigen estos bloqueos, sin embargo, diversos ciudadanos acusan a los mineros informales e ilegales de la zona de ser los responsables. Quizás esperan que así no se restablezca el orden y se prime el Estado de derecho.

Ante la falta de insumos, el Estado peruano envió un lote de medicinas, alimentos, químicos para potabilizar el agua, recursos hídricos y demás insumos a través de un puente aéreo con el objetivo de salvaguardar la salud y calidad de vida de estos peruanos aislados por los manifestantes y vándalos.

Pero, pese a los esfuerzos de los ministerios de Defensa, Mujer y Vivienda, es imposible saber por cuánto tiempo estos implementos y recursos serán suficientes. 

¿Cuándo cesará el caos? ¿Cuándo parará la violencia en las calles de todo el Perú? ¿Los violentos protestantes algún día estarán abiertos al diálogo? 

LEE TAMBIÉN:

Gabriela Llontop Periodista y redactora

COMPARTIR NOTICIA