Pequeñas y medianas empresas se ven amenazadas ante la paralización de actividades en la capital producto de las violentas protestas. Ahora, la solución es reprogramar sus deudas en las entidades crediticias, sin embargo, se desconoce si esto será suficiente

Las mypes han solicitado un plazo para que su situación crediticia no se ponga en riesgo y así poder cancelar sus créditos a tiempo. Foto: Andina

Desde hace 49 días, el Perú se ha visto inmerso en una crisis social desatada por la vacancia del golpista Pedro Castillo. Esto ha provocado que miles de peruanos se vean afectados, sobre todo, las micro y pequeñas empresas.

Las regiones más golpeadas por esta ola de violentas protestas fueron Puno, Arequipa, Cusco, Madre de Dios, Apurímac y Ayacucho. Esto generó millones de soles en pérdidas que se vieron reflejadas en la reprogramación de deudas de los emprendedores locales.

Tal y como afirma Walter Rojas, gerente central de negocios de Caja Cusco, las pérdidas económicas son una respuesta inmediata a la falta de insumos de comercialización y al bajo nivel de ventas.

Si bien esto afectó seriamente a las pequeñas y medianas empresas del interior del país, porque dejaron de adquirir sus principales suministros desde la capital por los bloqueos y manifestaciones violentas, ahora son las compañías ubicadas en Lima las que se han visto perjudicadas debido al bajo nivel de ventas.

Un claro ejemplo es lo que ocurre en el emporio comercial de Gamarra o en el centro de Lima, dos espacios estratégicos de ventas al por mayor que suministran productos al interior del país. El índice de ventas se ha caído, lo cual ha provocado que estas mypes también busquen la manera de reprogramar sus créditos.

Es importante reconocer que estos emprendedores suelen gestionar créditos a través de cajas de ahorro por sus bajas tasa de interés y demás beneficios. Pese a ello, ahora es complicado que paguen sus deudas a tiempo debido a que los ingresos mensuales son menores. 

Cabe recordar que en diciembre, muchos empresarios tuvieron que cerrar sus negocios por miedo a ser atacados por la turba de manifestantes. De acuerdo a lo mencionado por el gerente central de negocios de Caja Huancayo, Ramiro Arana, el nivel de ventas y exportación de sus productos descendió tras el fallido golpe de Estado de Pedro Castillo.

Por ello, las mypes han solicitado un plazo para que su situación crediticia no se ponga en riesgo y así poder cancelar sus créditos a tiempo. Ante este hecho, los ejecutivos de las cajas de ahorro han solicitado a la Superintendencia de Banca y Seguros (SBS) un plazo de pago de entre 4 y 6 meses. No obstante, no descartan que dicho plazo también sea insuficiente para los emprendedores. 

LEE TAMBIÉN:

Dejar un comentario

Tu dirección email no será publicada

También te puede interesar