Fecha: 13 Junio, 2024 Tipo de cambio : s/ 3.779

Asamblea Constituyente: ¿Cuáles son los verdaderos peligros?

Gabriela Llontop Publicado 1:00 pm, 16 Diciembre, 2022

Diversos expertos señalan que una Asamblea Constituyente no solo le costaría millones de soles al país, sino que implicaría una reforma total de la Constitución Política del Perú, lo que implica un poder absoluto que podría ser utilizado para fines poco beneficiosos para el país.

Las violentas manifestaciones y actos vandálicos cometidos durante los últimos días en las diferentes regiones del país se iniciaron tras la vacancia del golpista Pedro Castillo, quien intentó dar un golpe de Estado y cerrar inconstitucionalmente el Congreso el pasado 7 de diciembre.

Estas protestas agresivas no solo reclaman por la liberación de Castillo Terrones y la destitución de Dina Boluarte como presidente del Perú, sino que también exigen el cierre del Parlamento, nuevas elecciones de manera inmediata y la convocatoria a una Asamblea Constituyente.

Sin embargo, este último pedido genera preocupación en la opinión pública, debido a que esta asamblea sería convocada para modificar la Constitución Política del Perú, la cual ha sostenido al país durante todos estos años, pese a no ser perfecta.

Para comprender por qué los peruanos no deberíamos aceptar una Asamblea Constituyente, te presentaremos la opinión de 4 expertos, quienes señalan diversas razones que evidencian los motivos por los cuales el cambio de nuestra Carta Magna sería perjudicial para el Perú.

  1. Una Asamblea Constituyente implica un poder absoluto

El abogado y líder del movimiento ciudadano No a la Constituyente, Lucas Ghersi, señala que aceptar una Asamblea Constituyente es abrirle paso a un poder absoluto y para nada beneficioso: una dictadura. 

Si bien explica que existen personas que se muestran disconformes con la Constitución Política de 1993 por la negativa imagen que tienen del expresidente Alberto Fujimori, también menciona la existencia de grupos radicales y pro dictadura que esperan que los corruptos dejen de ser investigados o que las irregularidades en el Estado pasen desapercibidas.

  1. Cambiaría todo lo que conocemos en materia política

Para Carlos Hakansson, abogado constitucionalista, la idea de una Asamblea Constituyente no solo representa la modificación de nuestra normas y leyes, sino que esto significa la reconformación de nuestra República.

“Una asamblea constituyente surge producto de la fundación de una nueva República, como fruto o símbolo de una revolución que cambia el orden político previo”, señala para la Universidad de Piura.

  1. El Congreso y una Asamblea Constituyente no podrían coexistir

Muchos especialistas señalan que la mejor opción es reformar nuestra Constitución Política a través del debate abierto en el Parlamento, porque este es el poder del Estado encargado de legislar a favor de la ciudadanía. Si bien nuestra Carta Magna no es perfecta, es necesario precisar que puede ser reformada a medida que pasa el tiempo con proyectos de ley de reformas constitucionales que especifiquen los motivos y beneficios de cada mínimo cambio en la Constitución.

Entonces, si tenemos un Congreso preparado para ejecutar este tipo de modificaciones, ¿por qué algunos esperan que se convoque a una Asamblea Constituyente? Para el abogado Luis Castillo, la convocatoria a una asamblea implicaría que el Congreso, tal y como lo conocemos, deje de existir debido a que no podrían trabajar mutuamente. 

Señala que este tipo de asambleas usualmente se llevan a cabo luego de un golpe de Estado, es decir, cuando se disuelve inconstitucionalmente el Poder Legislativo. Esto con el objetivo de construir una nueva Carta Magna que legitime al dictador. 

  1. Tenemos otras prioridades

Luis Castillo también afirma que resulta incoherente que el Congreso o el Ejecutivo plantee la conformación de una Asamblea Constituyente en medio de la crisis política y sanitaria que afrontamos los peruanos. Si bien el número de contagios por covid-19 ha descendido, el alto índice de hospitalizaciones y fallecimiento durante los dos primeros años de pandemia revelaron falencias en nuestro sistema de salud. 

Asimismo, existen diversas deficiencias que aún no logra solucionar el Estado que ponen en peligro la educación de nuestros connacionales y una óptima oferta de empleo en el futuro.

  1. No es económicamente viable

En la misma línea, la economista Jessica Luna señala que el Estado es el responsable de ejecutar políticas públicas que beneficien a la ciudadanía a nivel educativo, salud y saneamiento. Este tipo de proyectos son impulsados desde el Poder Ejecutivo y no gracias a la Constitución Política de Perú como muchos piensan erróneamente. Cabe señalar que, lamentablemente, el 60% de la población desconoce el contenido de la Carta Magna, según una encuesta del CPI.

Por esta razón, la experta señala que convocar a una Asamblea Constituyente no sería de mucha ayuda cuando lo que buscan los peruanos son mejores proyectos a nivel estructural, económico y social. A esto le sumamos que este proceso podría llegar a costar aproximadamente S/.450 millones.

Gabriela Llontop Periodista y redactora

COMPARTIR NOTICIA