Fecha: 20 Mayo, 2024 Tipo de cambio : s/ 3.721

Protestas en Perú: ¿Son manifestaciones “espontáneas” o son incitadas por grupos violentos?

Redacción Vigilante Publicado 5:13 pm, 13 Diciembre, 2022

A pesar de que era evidente que la situación se iba a agravar, los congresistas y aliados de Pedro Castillo, insistieron en que las protestas eran “autoconvocadas” o “espontáneas”. Sin embargo, cuando la violencia escaló, se evidenció que esto no es del todo cierto, pues, información de Inteligencia muestra que personas vinculadas a grupos extremistas habrían planificado el caos.

Actos violentos se registraron durante tres días seguidos en Andahuaylas.

Desde que Pedro Castillo anunció, en televisión abierta, que daba un golpe de Estado y cerraba el Congreso, la situación social y política del país explotó. Ya detenido, la facción de congresistas de Perú Libre, Perú Democrático, Bloque Magisterial y un grupo de aliados políticos impulsaron una estrategia para victimizar a Castillo, aduciendo que quien dio el golpe en realidad fue el Congreso. Ante ello, exhortaron a la ciudadanía a manifestarse de manera pacífica para que se libere al expresidente, se convoque a nuevas elecciones y que se instituya su tan ansiada Asamblea Constituyente.

“La derecha golpista aprobó una vacancia exprés sin respetar el debido proceso. Esa vacancia es nula. El gobierno usurpador de Dina Boluarte debe cesar. Castillo debe recuperar su libertad. ¡Asamblea Constituyente ahora!”, publicó la congresista de Perú Libre, Elizabeth Taipe. Por su parte, Waldemar Cerrón tuiteó: “El pueblo va en camino de una nueva Constitución. Debemos escucharlos en una Asamblea Constituyente. ¿Cuál es el temor en el Congreso?! Cierre del congreso y Asamblea Constituyente, ya!”.

El llamado no se hizo esperar y las primeras protestas se registraron en la región de Apurímac, precisamente en Andahuaylas. Cientos de personas rechazaban que Dina Boluarte asuma el cargo presidencial y repitieron los pedidos parlamentarios de cerrar el Parlamento y Asamblea Constituyente. El reclamo se extendió a otras regiones como Lima, Ica, Tacna, Trujillo, La Libertad, Cusco y Arequipa.

Las protestas iniciaron con el bloqueo de las principales carreteras de las regiones, provocando que miles de peruanos se queden atrapados en buses y que miles de camiones con productos perecibles y no perecibles se queden varados, imposibilitando que millones accedan a productos de primera necesidad. Un pequeño ejemplo de este tipo de medidas extremas es que ni siquiera dejaron pasar al bus que transportaba a una anciana de 106 años, recién operada y que tenía como destino la ciudad de Trujillo. A estos actos se suman otros como el ataque a los autos particulares y la agresión contra los medios de comunicación que realizan una cobertura sobre la convulsión social.

A pesar de que era evidente que la situación se iba a agravar, los congresistas y aliados de Castillo de izquierda insistieron en que las protestas eran “autoconvocadas”. Sin embargo, cuando la violencia escaló, se evidenció que esto no es del todo cierto. El primer síntoma de esta situación fue el secuestro de un policía y la posterior toma del aeropuerto de Huancambamba, donde se incendió casetas de seguridad e instalaciones privadas.

“Nos dijeron que eran marchas espontáneas, pero lo evidente es que existe un plan de desestabilización para generar caos en todo el país”, declaró el congresista Alejandro Muñante. En tanto, el congresista no agrupado Edward Málaga rechazó los actos violentos que, según dice, “tienen que ver con grupos organizados radicales de vándalos”.

También se conoció que vándalos utilizaron dinamita para atacar a la Policía, quienes respondieron a los ataques. Posteriormente, se supo que se incendió la planta de Gloria en Arequipa y que se intentó tomar el aeropuerto de Cusco. El enfrentamiento provocó, hasta el momento, la muerte de 8 personas. La gravedad de los hechos no hizo reflexionar a quienes exacerbaron a los protestantes, quienes se lavaron las manos y culpan a otros de la situación.

Lo cierto es que la magnitud de los actos violentos dan cuenta que estas protestas no tienen nada de “autoconvocadas” ni de manera espontánea, sino, por el contrario, habrían sido organizadas por grupos extremos con la finalidad de desatar el caos en el país. ¿Hay información que se debe tomar en cuenta para entender por qué la violencia escaló a tal magnitud? Sí, son las siguientes:

¿RESPONSABLES?

En las marchas se han utilizado lanzacohetes artesanales o hechizos para atacar a la Policía. También, según información de Inteligencia, se utilizó dinamita para violentar a los efectivos. Hasta el momento, medios locales afirman que se tratan de “infiltrados”.

Por otro lado, la Policía identificó a cuatro congresistas como los presuntos instigadores de la violencia en protestas a nivel nacional. Estos son Guillermo Bermejo (Perú Democrático), Guido Bellido (no agrupado), Betssy Chávez (Perú Libre) y Édgar Tello (Bloque Magisterial). Según el ministro de Defensa, Alberto Otárola, estos parlamentarios han conspirado contra el Estado de derecho.

Congresistas Bermejos, Chávez, Bellido y Tello. Todos implicados.

A ello se suma que la Policía también reveló la existencia de una planificada infiltración de personas con antecedentes por terrorismo y azuzadores profesionales en marchas de protesta en el centro de Lima y en la Panamericana Sur. Un reporte de inteligencia señala la presencia de Javier Melgarejo Mallma, adherente del Movadef quien tiene seis investigaciones por el delito de terrorismo.  También aparece Jorge Chero Herrera, un activista del Movadef que tiene antecedentes por terrorismo desde 1995, cuando estuvo encarcelado.

Se conoció de la presencia de Hilda Chulluncuy, acusada de haber participado en una acción terrorista en el mercado mayorista de Huancayo en Junín, y de Omar Barrientos Gómez, vinculado con el Movimiento de Liberación de Julio (ML-19), creado para apoyar la libertad del genocida Abimael Guzmán.

LEE TAMBIÉN:

https://vigilante.pe/2022/12/13/por-que-dina-boluarte-plantea-nuevas-elecciones-para-abril-de-2024/

COMPARTIR NOTICIA