DESTACADA INFORMATIVAS

¿Por qué el borrador de la nueva Constitución de Chile genera preocupación y rechazo?

Diversos sectores y colectivos del país advierten de los riesgos que implica la propuesta que acaban de presentar los convencionales. “Parece más un programa de gobierno de una izquierda radical que una Constitución para todos y todas”, señalan.

El primer borrador de la nueva Constitución ya está listo, pero crecerechazo ciudadano a la propuesta (Diario UChile).

La Convención Constitucional de Chile, que se instaló hace un año, ya presentó formalmente el primer borrador de la nueva Constitución que deberá ser aprobada en un plebiscito de salida el próximo 4 de septiembre, en un contexto en el que crece el rechazo ciudadano a esta propuesta, según dos nuevas encuestas.

Un 45,6% de chilenos votaría en contra de la nueva Carta Magna, frente a un 27,1% que lo haría a favor, señala un estudio de Pulso Ciudadano, mientras que otra encuesta, publicada por Cadem, ratifica la tendencia: un 46% la rechazaría, mientras un 38% la avalaría. 

La propuesta constitucional, que consta de un total de 499 normas, ahora será revisada en tres comisiones: Preámbulo, Armonización y Transitorias, trabajo que debe culminar el 5 de junio, para que el texto sea presentado al presidente Gabriel Boric.

Pero el borrador ha encendido las alarmas en varios sectores de la sociedad chilena y colectivos ciudadanos, como “Amarillos por Chile”, que agrupa a diversas personalidades del país, como premios nacionales, exministros de la Concertación, rectores de universidades, académicos y parlamentarios.

Su líder y vocero, Cristián Warnken, sostuvo que a la luz de los hechos “están hoy día en una situación de angustia y desilusión”. Warnken define a este colectivo como de centro y centro izquierda, que incluye a “gente que votó apruebo y que tuvo mucha fe en este proceso constitucional“.

“La inconsciencia de radicalizar todo hacia una dirección maximalista y refundacional finalmente va a producir odio”, dijo Warnken, al comentar la Alerta Roja que emitió el colectivo en rechazo a distintas normas del borrador de la nueva Constitución, por lo que pidió mejorar el texto para que “esté a la altura de Chile”.

“Nos parece que este texto dividirá al país en vez de unirlo. En muchos aspectos parece más un programa de gobierno de una izquierda radical que una Constitución para todos y todas. Creemos que defrauda a millones de chilenos y chilenas que queríamos y queremos una nueva pero buena Constitución, no refundaciones ni experimentos que nada tienen que ver con la realidad de Chile”, se lee en un pronunciamiento público de la agrupación.

¿Qué normas se cuestionan?

  • Sistema de Gobierno. Es una de las leyes del nuevo texto constitucional que más preocupa, porque implica un presidencialismo atenuado y un bicameralismo asimétrico, que debilita los necesarios contrapesos que existen en toda democracia en el mundo. 

“Esta propuesta, sumada al hecho que desaparece el Poder Judicial como poder del Estado y se radica el poder real en un órgano unicameral como el Congreso de Diputados y Diputadas, rompe con los equilibrios entre los poderes del Estado que son propios de una democracia constitucional”, advierten los Amarillos por Chile.

  • Estado Plurinacional y Autonomías Territoriales Indígenas. El borrador de la nueva Constitución le da un estatuto jurídico los pueblos originarios, pese a que en Chile solo el 12% de las personas se declara pertenecer a un pueblo indígena.

“¿No habría sido mejor un reconocimiento constitucional de los pueblos originarios o habernos declarado un Estado intercultural, por ejemplo? El proyecto, en cambio, propone autonomías territoriales indígenas que gozarán de un estatuto jurídico muy superior a las demás entidades territoriales, con potestad de autodeterminación y libre determinación. La mayoría de los chilenos no quiere una Constitución indigenista, pero sí aspira al reconocimiento de los pueblos originarios”, sostiene Amarillos por Chile.

  • Estado Regional y Sistema de Justicia. La propuesta constitucional considera a Chile como un Estado Regional, lo que implica un riesgo de fragmentación institucional y de politizar aún más al país.

“Este giro radical tiene lugar mientras el país transita desde el Estado unitario centralizado a uno descentralizado producto de las reformas constitucionales y legales de los últimos años. No queremos la proliferación de más y más instituciones, duplicidad de funciones y burocracia en el nivel regional. Podemos terminar con una institucionalidad político- administrativa que entrabe en vez de facilitar el desarrollo de las regiones”, alertó el colectivo civil.

DATO

  • Un análisis del Bank Bank of America concluye que que la propuesta de nueva Constitución en Chile “aumenta la incertidumbre sobre la inversión”, al darle más poder y mayor protagonismo al Estado sobre la economía y plantear un alza de impuestos para financiar programas sociales. 

Lee también:

Dejar un comentario

Tu dirección email no será publicada

También te puede interesar