A seis meses en el cargo, el presidente Castillo da su primera entrevista a un medio de comunicación. En dicho diálogo, quedan más dudas que certezas.

Pedro Castillo, con casi seis meses en el cargo, decidió dar su primera entrevista como Presidente de la República, al periodista César Hildebrandt, la misma que fue publicada hoy en el semanario que dirige el periodista, “Hildebrandt en sus trece”. La entrevista tuvo lugar el miércoles 19 en Palacio de Gobierno.

Uno de los puntos en el que más hizo énfasis el periodista César Hildebrandt es en preguntarle al presidente Castillo acerca de las actividades paralelas que realizaba en la casa de Zarratea, en Breña y de las visitas de la lobista Karelim López. A lo cual el presidente no dio respuestas concretas ni explicó detalles. Lo que sí negó, aunque cueste creerlo, es que se reunió con López en Breña. Aseguró, más bien, que nunca se encontraron.“Nunca la cité, no sé por qué fue y nunca nos encontramos”, dijo.

Al respecto, también insistió en que no hay lista de visitantes a ese recinto y que nunca realizó actividades que no fueran familiares o personales. “No hay lista porque no es despacho funcional del gobierno”, dijo.  “Jamás he tratado temas de Estado en esa casa y he ido por otros asuntos de carácter familiar. Las conversaciones que allí hubo fue con gente amiga que estuvo en la campaña”, agregó.

Otra pregunta sin respuesta que llamó la atención del diálogo es cuando Hildebrandt le pregunta al presidente Castillo qué opina de Cuba y Nicaragua y si cree que son dictaduras comunistas o no. A lo que se limitó a responder: “Yo tengo que ser respetuoso de la política exterior y respetar la

soberanía de los países…”. En ese sentido, cuando el periodista le pregunta cómo se define ideológicamente, solo dice: “Soy un hombre del pueblo”.

En otro momento, el periodista le pregunta por el nivel de desaprobación de su gobierno del 60 % según indican las encuestas, a lo que Castillo restó importancia: “No le tengo tanta fe a las encuestas, que son lecturas de momentos. Estoy más preocupado por la pandemia y la salud de la gente. Estoy preocupado porque los niños regresen a las escuelas. Estoy preocupado por los pueblos que son víctimas de la anemia, de la pobreza, sin carreteras. Me preocupa el problema de la delincuencia…”. En esa línea, cuando  Hildebrandt le pregunta cuál es el mayor logro de su gobierno, dijo: “Tener a mi pueblo sano, vacunado”. Y su mayor error: “No saber a veces conocer a las personas… Usted ve a gente que cree idónea y después se pregunta: ¿dónde está lo que me dijo? O ve a gente que se involucra en otras cosas”.

En ese sentido, en cuanto a reconocimiento de errores o desaciertos se limitó a contestar “Soy consciente de que se han cometido ciertos errores y estamos acá para enmendarlos”. Lo que sí reconoció en una línea como un desacierto fueron los nombramientos de Guido Bellido en el premierato y de Bruno Pacheco como secretario de Palacio. Al respecto, solo dijo que: “Bueno, a veces uno se equivoca y uno aprende de los errores”.

Casi al final de la entrevista, el presidente Castillo reveló un detalle que puede resultar interesante: “No leo periódicos ni miro la televisión”.

Dejar un comentario

Tu dirección email no será publicada

También te puede interesar