DESTACADA INFORMATIVAS

Caso Pacheco – Sunat: ¿Qué sabemos de Deltron, el grupo empresarial al que intentaba favorecer el Secretario General de Palacio de Gobierno?

Los últimos chats de WhatsApp del Secretario General de Palacio de Gobierno, Bruno Pacheco, al Superintendente Nacional Luis Enrique Vera Castillo, revelaron, entre varios aspectos, el interés e insistencia de Pacheco en ayudar a “su amigo” del Grupo Deltron ante la Sunat. ¿Por qué una compañía que en los últimos 15 años ha suscrito al menos 174 contratos con el Estado por más de 400 millones de soles necesitaría este tipo de ayuda?

En uno de los chats recientemente hecho públicos, enviado por Bruno Pacheco el 22 de setiembre del presente año al Superintendente Nacional Luis Enrique Vera Castillo, se lee: Enrique este es el servicio del amigo que te pedí, es respecto a la resolución del 2015 de mi amigo del Grupo Deltron RUC 20212331377. Apóyalo por favor y me comunicas la solución, Confírmame la recepción. Gracias”. El 28 de setiembre, un nuevo mensaje llega al celular de Luis Enrique Vera en el que Pacheco insiste en su pedido respecto a la empresa Deltron, de “su amigo”: “Kike, del amigo anterior me informan que solo hay resoluciones 2014 y faltan 2016 y creo 2017. Creo ya deben de dejarlo por que si no lo van a mandar a la bancarrota. Hay que apoyar y me avisas de los cometidos por favor. Gracias”. En un tercer mensaje, en la misma fecha, Pacheco vuelve a insistir con el tema “Deltron”: “Corrobora eso hermano y trata de ayudar en algo. Igual también revisa del amigo de Deltron. No queremos que quiebre 2015 hasta 2018, intereses y revisión”. Pero, ¿Por qué tanta insistencia de Bruno Pacheco respecto a la situación de la compañía Deltron y la Sunat? ¿Qué es la empresa Deltron y a qué se dedica? ¿Cuáles han sido sus negocios en los últimos años?

Primero, hay que decir que el  RUC 20212331377 que menciona Pacheco en su mensaje corresponde, efectivamente, a la empresa GRUPO DELTRON S.A. , compañía dedicada a la venta por mayor y menor de accesorios de computación e informática y con actividades de importación y exportación. Con sedes o sucursales en Lima, Arequipa, Chiclayo, Cusco, Huancayo y Trujillo, en sus redes sociales y página web oficial, el Grupo Deltron se definen como “el más grande fabricante de computadoras y distribuidor mayorista de equipos de cómputo, componentes así como suministros del Perú”.

En el registro Sunat de esta compañía figura como apoderado Luis Felipe Acosta Serna y como Gerente General, Alberto Gregorio Oropeza Malpartida. Sin embargo, según el registro oficial de Proveedores del Estado (en el registro Ficha Única de Proveedor)-OSCE, en esta empresa figura como representante Raul Leonardo Zevallos León, como Gerente General y Presidente Enrique Humberto Rejas Rejas, y como Directores Oscar Miguel Zevallos Escurra y Raul Leonardo Zevallos Leon.

Resulta que esta compañía, que según registro de Sunat inició sus actividades comerciales en 1994, comenzó a contratar con el Estado al menos a partir del año 2006 y hasta la fecha. En los últimos años, Grupo Deltron S.A —solo o en consorcio—, ha suscrito diversos contratos  para la adquisición de computadores, tablets y servicios y bienes similares, con entidades estatales como el Ministerio de Educación, Cofopri, La Autoridad Nacional del Agua, El Congreso de la República, El Banco Central de Reserva, Essalud, La Supertintendencia Nacional de Migraciones, el Gobierno Regional del Callao, el Gobierno Regional de Ayacucho, el Poder Judicial, el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, la Municipalidad de Lima, la ONPE, el Ministerio de Energía y Minas, Ministerio del Interior, Ministerio de Agricultura, la Fuerza Aérea del Perú, el Tribunal Constitucional, el Ministerio Público y hasta la propia Sunat, entre otros.

Entre 2006-2021, se registran un total de 174 contratos suscritos entre Deltrón y el Estado por la suma de  S/. 411 856 699.15

Penalidades, sanciones, demoras e incumplimientos contractuales

Y aunque según el registro de Sunat, la mencionada compañía no registra deuda coactiva ni omisiones tributarias, sí llama la atención que Grupo Deltron S.A registra 1 sanción y 2 penalidades en la Ficha Única del Proveedor del Estado-OSCE. Además de la resolución total de un contrato de más de 69 millones de soles con el MINEDU por incumplimiento contractual por parte de Grupo Deltron.

En cuanto a la sanción impuesta a grupo Deltron, el 29 de diciembre del año 2010, con la Resolución N° 2407-2010-TC-S2, el Tribunal de Contrataciones del Estado, resolvió inhabilitar por 12 meses al Grupo Deltron S.A para participar en procesos de selección y contratar con el Estado debido a que la compañía se presentó en el proceso de selección de Licitación Pública No 0004-2010-MP-FN, sin contar con inscripción vigente en el Registro Nacional de Proveedores (RNP). Sucede, como se lee en el documento del Tribunal de Contrataciones del Estado “que el 19 de mayo de 2010, el Ministerio Público “convocó a la LICITACIÓN PÚBLICA No 004-2010-MP-FN, para la Adquisición de Licencias Antivirus, Server Novell y Microsoft”, por un valor referencial ascendente a S/.1 ́600,174.28 (Un Millón Seiscientos Mil Ciento Setenta y Cuatro con 28/100 Nuevos Soles)”. Se trató de un concurso público que constó de varias partes en las que para el Ítem Nro 03 (LICENCIA NOVELL GROUPWISE V. 6.5) cuyo valor referencial ascendía a S./ 197,673.28, obtuvo la buena pro el consorcio integrado por las empresas RISER SOLUTIONS S.A.C., y GRUPO DELTRON S.A.

Según el documento, el 7 de Junio de 2010, fue el propio Ministerio Público, la entidad que convocó el concurso público, quien comunicó al Tribunal de Contrataciones del Estado que Grupo Deltron S.A.  “habría incurrido en causal posible de sanción, por haber participado como postor en el proceso de selección, sin contar con inscripción vigente en el RNP” . Y con ello, finalmente, se resolvió imponer la sanción e inhabilitación a Deltron.

En cuanto a las dos penalidades impuestas al Grupo Deltron S.A., la última ocurrió el 23 de mayo del 2017, debido a un retraso de 180 días —según el registro Ficha Única de Proveedor-OSCE— para cumplir con un contrato celebrado precisamente con la Sunat, para la adquisición de proyectores multimedia para el ámbito nacional, por la suma de S/. 870,676.20. Dicho contrato había sido celebrado en consorcio por el GRUPO DELTRON S.A. y el GRUPO Z&Z INVERSIONES SAC (50 % – 50 %) y por el incumplimiento se les otorgó la multa de S/.84 767.27.

La otra penalidad le fue impuesta el 26 de julio del año 2010 debido a un “atraso en entrega” —según el registro Ficha Única de Proveedor-OSCE— para cumplir con un contrato celebrado con el Banco Central de Reserva del Perú (BCR), para la adquisición de computadoras personales, por la suma de S/. 74,940. Dicho contrato había sido celebrado en consorcio por el GRUPO DELTRON S.A. y RISER SOLUTIONS SOCIEDAD ANONIMA CERRADA (90 % – 10%) y por el incumplimiento se les otorgó la multa de S/.7 494.

Un hecho adicional que llama la atención es que en el 9 de mayo de 2019, el Ministerio de Educación, le envía una carta notarial al Consorcio GRUPO DELTRON S.A. – EDUSOFT LTD, comunicándole “la resolución total” del contrato  No 079-2018-MINEDU/VMGP/UE, una vez más, debido a que el consorcio integrado por Grupo Deltron S.A “no ha cumplido sus obligaciones contractuales, pese a haber sido apercibido para ello”, tal como se lee en el documento. En esa oportunidad, el contrato, firmado en diciembre de 2018, era para la “Adquisición de materiales educativos virtuales para el aprendizaje del idioma ingles en 2001 instituciones educativas públicas del nivel de educación secundaria con modelo de servicio educativo jornada escolar completa”, por el importante monto de S/. 69 290,500.

Curiosamente, el 19 de febrero de 2020, Óscar Zevallos, director del grupo Deltron S.A., brindó una entrevista al diario El Comercio en la que, al ser consultado sobre las claves del éxito de su negocio señaló que “Tener una política férrea de pagos. Fuimos muy cumplidores con nuestros compromisos. Los proveedores a veces te ofrecen más mercadería, pero fuimos muy cautos. Todas las empresas deben serlo. No nos comprometimos más allá de lo que nuestro mercado podía dar”.

Cabe preguntarse a estas alturas, ¿por qué entonces una empresa a la que le ha ido tan bien y que además viene siendo proveedora del Estado en los últimos 15 años por un monto que supera los 400 millones de soles necesitaría una mano o una ayuda del “amigo” Bruno Pacheco en el extremo de sus impuestos o relación con la Sunat o para que “no quiebre” o quede “en banca rota” como escribe Pacheco? Esa pregunta queda abierta.

Finalmente, sobre la situación generada por estos chats enviados por Bruno Pacheco, Luis Alberto Arias Minaya, ex jefe de Sunat y ex Viceministro de Hacienda, opina que es una situación gravísima e inaceptable. “Se trata claramente de un caso de injerencia política que no viene de cualquier persona, sino del secretario general de la presidencia”, señala.

Además, apunta que la situación le parece más preocupante puesto que Pacheco, según se lee en los chats, intenta influir en varios ámbitos de la institución con sus pedidos: tema tributario, de control de insumos químicos y hasta selección de personal. Arias Minaya se pregunta si el superintendente le informó al Ministerio de Economía como su organismo superior sobre los mensajes que recibía de Pacheco a su número personal. En todo caso, señala que debió haberlo hecho. Por último, Arias Minaya recordó lo ocurrido con la Sunat en los años 90, cuando se dio a conocer una lista de contribuyentes con trato preferencial, digitada por Vladimiro Montesinos y dijo que esto “no debe volver a ocurrir”.

La respuesta de Deltron

Al cierre de esta nota, tomamos conocimiento, a través de la página web del grupo Deltron, de la publicación de un comunicado a la opinión pública por parte de la empresa en la que asegura que desconocen las razones por las que Pacheco usó el nombre de Deltron, que nunca han sido favorecidos de modo alguno por la Sunat, que gozan de muy buena salud económica y financiera y que no descartan iniciar acciones legales contra quienes resulten responsables del uso del nombre de su compañía. 

“Desconocemos las razones y motivaciones por las que se pretende tomar el buen nombre de nuestra empresa y vincularlo a situaciones políticas ajenas a nuestras actividades empresariales,hecho que nos agravia, y por el que nos reservamos el derecho de iniciar las acciones legales que correspondan,contra quienes resulten responsables”, finaliza el documento.

Intentamos comunicarnos con Deltron a través de su central telefónica para absolver algunas dudas adicionales, pero tras 1:26:31 a la espera en el teléfono, no tuvimos suerte.

Asimismo, los únicos pronunciamientos al respecto fueron por parte del portal de Transparencia Perú y Proética. Ambos organismos hicieron uso de sus redes sociales oficiales con la finalidad de mostrar abiertamente su postura frente a los hechos. Así como también, exhortaron a las autoridades a iniciar las pericias preliminares correspondientes a fin de atribuir las responsabilidades a quienes se encuentren estrechamente relacionados.

Dejar un comentario

Tu dirección email no será publicada

También te puede interesar