Fecha: 14 Julio, 2024 Tipo de cambio : s/ 3.729

Comunidad de Loreto exige justicia a las autoridades para frenar acoso judicial por parte de ONG

Pueblo de Tamshiyacu advierte que fondos que reciben Lucila Pautrat y su ONG Kené desde Alemania no los usan para apoyo social, sino que lo estarían desviando a paraísos financieros. Les preocupa irregular pedido judicial de “extinción de dominio” que pesa sobre los terrenos agrícolas en donde la comunidad produce cacao de alta calidad para exportación.
Redacción Vigilante Publicado 1:15 pm, 7 Mayo, 2024

Un grupo de representantes de la comunidad loretana de Tamshiyacu pidió al Congreso de la República y a la Defensoría del Pueblo que los ayude a detener el acoso que desde hace años sufren sus 13,000 habitantes por el accionar de la ONG Kené y de su propietaria, la ambientalista peruano-chilena Lucila Pautrat Oyarzún, quien a través de extrañas maniobras legales busca eliminar los cultivos de cacao fino de exportación que existen en esa zona, y que en la actualidad dan trabajo y bienestar a esa población.

Durante las reuniones que tuvieron el jueves último con los congresistas Lady Camones y José Cueto, y el viernes con el defensor del Pueblo, Josué Gutiérrez, el presidente del Frente de Defensa de Tamshiyacu, Henrry Vásquez, acompañado del exalcalde de esa comunidad, José Ruiz, advirtieron que existe una denuncia realizada hace semanas en un programa dominical de TV, en la cual se deja constancia (a través de un sistema de investigación tipo “Panama papers”) que Lucila Pautrat Oyarzún tendría cuentas bancarias mancomunadas con un tal Robert Kelly en los paraísos offshore de Islas Cayman y Seychelles.

Estas cuentas bancarias, explicaron, ascienden a casi 4 millones de dólares, y serían producto de un probable desvío del dinero que su ONG Kené recibe desde Alemania, desde la firma Weltfriedensdienst e.V. (WFD) -ligada al gobierno de ese país-. Dinero que, supuestamente, debería ser usado para apoyo social y defensa de la amazonia.

“Esas cuentas bancarias estarían captando depósitos desde otros bancos con sede en Aruba o Nassau, y con ese dinero se habría creado toda una red de corrupción -liderada por Pautrat- en la que aparecen fiscales, jueces, funcionarios estatales de ministerios, entre otros”, detalló Vásquez, al tiempo de indicar que, con el cuento de la ayuda social y la defensa de la amazonia, la mencionada ambientalista emplea una falsa narrativa y una doble moral.

Indicaron que, en los últimos años, Lucila Pautrat ha apelado a extrañas y sospechosas maniobras legales con el fin de acusar sin fundamentos a una productora de cacao fino que opera en la zona (la empresa Tamshi, de capitales de Francia y Singapur) y que da trabajo formal a más de 2,500 pobladores de Tamshiyacu a través del cultivo y producción de este fruto, con fines de exportación.

En la actualidad, agregó José Ruiz, la ambientalista de la ONG Kené está usando sus contactos para hacer valer un proceso de “extinción de dominio” sobre los predios agrícolas de Tamshiyacu en donde se

cultiva el cacao que produce Tamshi, lo que hace peligrar la estabilidad y progreso ganado por la población en los últimos tiempos.

“No sentimos que esa ONG esté con nosotros, ni nos apoye. Parece una entidad fantasma que nos utiliza, que nos quiere ver pobres, y que más bien está en contra de cualquier acción que implique progreso para Tamshiyacu”, expresó el exalcalde.

Finalmente, los representantes de Tamshiyacu entregaron a los parlamentarios y al defensor del Pueblo un memorial con las firmas de los pobladores de esa comunidad, tras lo cual pidieron su apoyo con el fin de que su voz sea escuchada por las autoridades que imparten justicia en el país. Las citadas autoridades expresaron su pleno respaldo y les anunciaron que darán su apoyo para que estos hechos sean investigados por las autoridades competentes, como por ejemplo el Ministerio Público.

COMPARTIR NOTICIA