Fecha: 20 Mayo, 2024 Tipo de cambio : s/ 3.721

¿Otra norma más para promover el acceso a medicamentos baratos?, por Enrique Chon

Una vez más se pretende solucionar un problema de acceso a medicamentos de bajo precio, empleando un mecanismo legal impositivo que limita decisiones de gestión empresarial, sin analizar antes si este es un problema de oferta o de demanda.
Redacción Vigilante Publicado 3:25 pm, 18 Marzo, 2024

Recientemente se han presentando proyectos de ley en el Congreso del Perú  para obligar a las boticas y servicios de farmacia a mantener un stock mínimo de hasta el 30% en productos farmacéuticos genéricos y esenciales priorizados, y a que ofrezcan preferentemente dichos productos. Estos proyectos se presentan en reemplazo de la norma caduca que fomentaba la venta de medicamentos genéricos, casi en los mismos términos, emitida durante la pandemia por el Covid-19.

Una vez más se pretende solucionar un problema de acceso a medicamentos de bajo precio, empleando un mecanismo legal impositivo que limita decisiones de gestión empresarial, sin analizar antes si este es un problema de oferta o de demanda. Es importante reconocer que la población en general debería poder acceder libremente a aquellos productos que considera mejor según la recomendación de un médico.

Los proyectos de ley presentados parten del supuesto que las boticas y servicios de farmacia no ofrecen productos genéricos porque desean obtener mayores ganancias al vender productos “de marca”. Al respecto cabe recordar que existen más de 28 mil establecimientos privados de las cuales el 85% no forman parte de alguna cadena o conglomerado, y por lo tanto existe suficientes alternativas para buscar y comprar productos al mejor precio al cual están dispuestos a pagar las personas. Si se dijera que el número de establecimientos son insuficiente, cabe recordar que el sector público de salud también cuenta con más de 2 mil que están principalmente dentro de los hospitales, aunque casi siempre no están abastecidas de lo necesario y suficiente.

Si el supuesto detrás de los proyectos de ley se basa en que los precios de estos medicamentos son caros, entonces es un problema que escapa al ámbito de la salud y corresponde a la implementación de otras medidas para que las personas puedan adquirirlos. Un mecanismo es mediante el subsidio a la demanda, y por ello existe el Seguro Integral de Salud (SIS), pero lamentablemente los dispensarios en los hospitales no están abastecidos, como ya lo mencioné anteriormente.

Sin embargo, no faltara quien proponga además algún incentivo a la producción o importación de medicamentos genéricos con condiciones que abaraten sus costos, pero los precios de estos ya son bajos, y por lo tanto el posible impacto será marginal. Inclusivo habrá quien promueva la creación de un laboratorio farmacéutico del Estado, desconociendo la poca capacidad empresarial estatal que se tiene.

Otra forma de promover la demanda es desarrollar mensajes apropiados para aclarar aquellos otros mensajes de desinformación (“los medicamentos genéricos no son tan buenos como los de marca”) y utilizar los medios apropiados para que estos lleguen a la población que cuenta con menos recursos para adquirirlos. Pero si se quiere promover una mayor oferta de medicamentos genéricos, entonces bien se  puede abastecer muy bien a las farmacias de los hospitales con los medicamentos genéricos y en las cantidades suficientes, y ponerlos a disposición de la población en general y no solamente de los asegurados al SIS. Pero esta opción no será posible mientras no se reformulen los procedimientos de abastecimiento para adquirir un simple paracetamol.

Bueno, más fácil es emitir una norma legal aunque sea poco efectiva para así decir que el Estado asume su “responsabilidad”. ¡Y así hasta la próxima crisis de salud!

COMPARTIR NOTICIA