Fecha: 22 Abril, 2024 Tipo de cambio : s/ 3.693

Indignación sin justificación, por José Ignacio Beteta

En 2022, Perú cayó 3 puestos en el Índice de Estado de Derecho del World Justice Project. Hoy ocupamos el puesto 90 de 140 países. A nivel regional nos encontramos en el puesto 20 de 32 países. Entre los países de ingreso medio-alto, Perú ocupa el puesto 29 de 42. Pésimo por donde lo veas.
Publicado 12:08 pm, 18 Diciembre, 2023

Hace 3 días, un ladrón manejando una moto que supuestamente tenía uso de “delivery” se subió a la vereda en la que caminaba y me arranchó el celular. Alguien generoso rápidamente llamó al Serenazgo del distrito, pero fue inútil. Desde mi computadora pude ver como el delincuente se dirigía raudo a Mesa Redonda, un espacio repleto de ilegalidad, avalado por nuestras autoridades en plena capital del Perú. La pasé muy mal, la verdad.

Lo que les cuento me hizo pensar en la indignación, inversión de tiempo, esfuerzo comunicacional, articulación, y seguramente disposición de dinero que significó para varios líderes empresariales o colectivos ciudadanos luchar contra la amenaza a la Junta Nacional de Justicia (JNJ). La relación entre lo que me sucedió y este “fenómeno” era evidente.

Como era de esperarse, el peruano de a pie, ese que debería concentrar las preocupaciones de estos líderes y colectivos, siguió trabajando, produciendo y recuperando su alicaída economía. Al pueblo no le interesa la JNJ, le interesa la justicia. Le interesa sobrevivir. Que no le roben, lo maten o abusen de él. Y hoy más que nunca, le interesa la poca comida que lleva a casa, sus deudas y su trabajo inestable…

¿Qué pensé sobre esta campaña “pro JNJ”? Lo primero: si se involucran con pasión en defenderla debe ser porque vale la pena. Y eso me llevó a un siguiente paso lógico: si vale la pena, debe ser porque el sistema ha mejorado, ¿cierto? Debe ser porque existe una notoria diferencia entre lo que teníamos con el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) y lo que tenemos hoy. Quizás me pierdo de algo.

Entonces tocaría responder: ¿en qué ha mejorado el sistema de justicia peruano desde el nacimiento de la JNJ hace ya 5 años? ¿Qué ha hecho de relevante, especial o diferente la JNJ en 5 años?

Alguno dirá: “el CNM tenía jueces involucrados en diversos escándalos de corrupción, por eso se cambió”. Sí. De acuerdo. Eso justificó su cambio, no justificó sacramentar lo que existe el día de hoy. Esa no es la respuesta adecuada si usamos una lógica básica. Mi pregunta debe ser contestada con datos que evidencien que la justicia peruana es mejor desde que la JNJ apareció y por lo tanto esta entidad y sus miembros merecen la defensa titánica que observamos desde el establishment peruano.

Bueno, la justicia peruana esta peor que antes.

En 2022, Perú cayó 3 puestos en el Índice de Estado de Derecho del World Justice Project. Hoy ocupamos el puesto 90 de 140 países. A nivel regional nos encontramos en el puesto 20 de 32 países. Entre los países de ingreso medio-alto, Perú ocupa el puesto 29 de 42. Pésimo por donde lo veas.

Pero este ranking, más serio que otros índices de “percepción” que se difunden, nos revela algo interesante: venimos en caída desde su edición 2017-2018, período en que ocupábamos el puesto 60 de 113 países. Es decir, seguimos cayendo después de que la JNJ fue creada (diciembre 2018), y la caída es firme y pronunciada.

Según este índice, finalmente, con relación al factor de “Justicia Civil”, el Perú se encuentra entre los tres peores países en términos de tardanza en obtener resultados para el contribuyente involucrado. Perú solamente es “superado” en este punto por Guatemala y Venezuela.

Algún otro dirá, “la JNJ solo nombra, remueve o evalúa funcionarios”. No. Según sus funciones, también tiene capacidad de iniciativa legislativa y de promover reformas en la provisión del sistema de justicia. Puede involucrarse en el problema de fondo pero no lo hace. Es una mera oficina de recursos humanos funcional a diversos intereses políticos.

Y Perú es un país cada día más inseguro. Según el INEI, entre enero y marzo de 2021 el 18.7% de la población de las ciudades con mas de 20 mil habitantes había sido víctima de un hecho delictivo. Entre enero y marzo de 2023 esta cifra se elevó al 31,7%. El incremento también se da en general en la población nacional urbana. La cantidad de delitos contra el patrimonio se incrementó de 50,776 entre enero y marzo 2021 a 91,230 entre enero y marzo de 2023. Un crecimiento de casi el 90%.

Y seguí pensando. Es evidente que entre el antiguo CNM, la Fiscal de la Nación, sus asesores, los fiscales amenazados y controlados por Gustavo Gorriti (hay chats que demuestran este hecho) y los actuales magistrados de la JNJ por los cuales esta elite da la vida, no hay mucha diferencia. Son parte de la misma generación de funcionarios, con los mismos hábitos, entornos, pasados y vulnerabilidades legales. ¿Por qué la defensa tan ciega?

Finalmente, pensé unos segundos en esta elite “pro JNJ”. Sería idóneo, adecuado y coherente, que estos líderes y colectivos gasten la misma indignación, inversión de tiempo, esfuerzo comunicacional, articulación, y disposición de dinero, en los inocentes en la cárcel, los culpables que andan sueltos, en acelerar el acceso a la justicia de los más pobres, indefensos frente al robo, el secuestro o el asesinato. Pero esto tampoco ocurre. Rayos. ¿Por qué la defensa tan ciega?

Criticarán mi postura pero yo confirmé mi intuición: la agenda ideológica de Canaval y Moreyra o Miraflores, la apariencia, la vanidad y el aplauso artificial es un defecto de la nueva elite política y empresarial. Estamos nuevamente frente a una indignación sin justificación, sin información, sin data, pero con una carga ideológica muy fuerte, una mas de las que se inventa esta nueva elite que se alaba a sí misma en redes sociales.

Que la JNJ sirva de algo más que de ser un instrumento funcional a esta elite política y entonces la defendemos. Mientras tanto, la JNJ debería subir el nivel de su labor, ser más proactiva, involucrarse de verdad en la mejora de la justicia y la seguridad jurídica en el país. Hoy es solo una excusa para inflar el ego de varios que tienen aspiraciones políticas, agendas ideológicas o quieren aparecer en la foto.

COMPARTIR NOTICIA

MÁS SOBRE