Fecha: 22 Mayo, 2024 Tipo de cambio : s/ 3.721

El verdadero copamiento del Estado

En los últimos 7 años pasamos de tener 1.3 millones de trabajadores en el Estado a tener 1.5 millones, y esto representa un crecimiento de casi 15%.*
Redacción Vigilante Publicado 3:43 pm, 8 Noviembre, 2023

Trabajadores públicos y privados tienen un rol en la sociedad, nadie lo niega. Sin embargo, lo que no dicen las estadísticas es que el trabajador estatal no genera riqueza, la gasta. El trabajador estatal produce “bienes” intangibles, servicios estatales consumiendo la riqueza que genera el sector privado.

Así, lo saludable en un país es que los trabajadores privados formales crezcan en número y que además sus salarios sean mayores con el tiempo, porque esto es el reflejo de que hay más riqueza en la sociedad. Por otro lado, más trabajadores en el Estado no necesariamente son reflejo de más desarrollo, crecimiento o riqueza. Solo son reflejo de que por alguna razón la burocracia sigue creciendo.

Según datos de la Planilla Electrónica, aproximadamente el 29.8% de los empleos formales estuvieron en el sector público de enero a noviembre de 2021. A lo largo del primer año de la pandemia de COVID-19, el empleo en el sector público se vio menos afectado, experimentando un aumento del 3.8% entre 2019 y 2020. Esto sugiere que el Estado pudo absorber parte de los empleos perdidos en el sector privado en Perú. Dada esta dinámica, es relevante examinar las características de los empleados del sector público (Fuente: estudio BCR)

Los empleados del sector público en promedio tienen un nivel educativo superior en comparación con los del sector privado. El 84.4% de los trabajadores públicos tienen un título de educación superior completo, una proporción considerablemente mayor que la de los trabajadores del sector privado. Además, la participación de trabajadores públicos con educación superior ha aumentado en los últimos años. ¿Es esta una buena señal? ¿Si los trabajadores del Estado son más educados porque el Estado no funciona mejor? Lo que se observa en el mercado laboral privado peruano es que su nivel de productividad, capacitación y grado académico no necesariamente mejora al mismo ritmo.

En el mismo estudio, el BID calcula el salario promedio del sector público en 3.551 soles (US$986), mientras que el del sector privado lo calcula en aprox. 2.500 soles (US$688). Así, las remuneraciones del sector público son, en promedio, un 43% más altas que las del sector privado y están un 84% por encima del PIB per cápita (mensualizado).

El ingreso promedio mensual de los trabajadores del sector público aumentó un 33.2% entre 2007 y 2019, superando al sector privado. La brecha salarial entre ambos se amplió, con los trabajadores públicos ganando un 36.5% más por hora en 2019.

Finalmente, en 2019, los trabajadores públicos laboraban en promedio 43 horas a la semana en su empleo principal, mientras que los del sector privado trabajaban 49 horas. Esta cifra ha disminuido en ambos grupos en los últimos años. Es decir, y como conclusión muy sugerente: el trabajador estatal gana más, trabaja menos, sus bienes y servicios no son tangibles, no produce riqueza y, como siempre, no se llega a saber con certeza si el puesto que ocupa es necesario para la sociedad.

*Texto escrito por la Asociación de Contribuyentes y publicado originalmente en Perú21.

COMPARTIR NOTICIA