Fecha: 14 Junio, 2024 Tipo de cambio : s/ 3.77

Zonas de lluvias e inundaciones son focos para la transmisión de estas enfermedades

Las fuertes precipitaciones en el norte del país exponer a los peruanos a aguas empozadas que son incubadoras de zancudos transmisores del dengue y la malaria o como espacio de concentración para bacterias que producen enfermedades como la leptospirosis.
Gabriela Llontop Publicado 1:59 pm, 14 Marzo, 2023

Debido al incremento del caudal de los ríos, diversos distritos de la macrorregión norte se han visto gravemente afectados por las pérdidas materiales de viviendas y áreas de cultivo y, sobre todo, por la muerte de 9 ciudadanos. Sin embargo, las inundaciones no solo generan preocupación por los innumerables destrozos que causan a su paso, sino que también son sumamente peligrosas porque suelen ser focos infecciosos que atentan contra la vida de los peruanos.

De acuerdo a lo mencionado por César Tejada, director de la Dirección General de Gestión del Riesgo de Desastres y Defensa Nacional en Salud (Digerd) del Ministerio de Salud (Minsa), las aguas empozadas en medio de viviendas suelen ser los espacios perfectos para que zancudos transmisores de virus como la malaria, dengue o chikungunya se reproduzcan. Para evitar que estos virus se propaguen y produzcan cuadros de infección severos, el sector aconseja a la población lavar y desinfectar todos aquellos recipientes que sean utilizados para mantener agua limpia en sus hogares.

Asimismo, las aguas estancadas permiten que bacterias patógenas puedan enfermar a niños y adultos con enfermedades como la leptospirosis, la cual se propaga por la orina de roedores. Por ello, el Minsa recomienda que adultos y niños no se mantengan en contacto con las viviendas inundadas hasta que el agua se drene por completo.

Por otro lado, el especialista también aseguró que estas inundaciones pueden producir fuertes diarreas en los menores que ingieren alimentos contaminados. Para evitar que los niños y adolescentes sean afectados por la ingesta de estos productos, se recomienda que los padres de familia laven adecuadamente los utensilios de cocina y, por supuesto, las frutas, verduras y carnes que van a ser consumidas por la familia. 

Por último, con motivo de evitar enfermedades respiratorias, el representante de la Digerd advierte sobre los riesgos de dormir con las ventanas y puertas cerradas. Así, para prevenir estas infecciones es necesario que los espacios que frecuenta la familia posean ingresos y salidas de aire, incluso, cuando hace frío. 

Gabriela Llontop Periodista y redactora

COMPARTIR NOTICIA