Fecha: 22 Abril, 2024 Tipo de cambio : s/ 3.693

Aprueban iniciativa que pone en riesgo el futuro de la estabilidad laboral

Aparentemente la iniciativa tiene “buenas intenciones”, pero la verdad es otra pues el régimen laboral que se pretende alterar promueve la formalidad en la contratación, donde los trabajadores gozan de todos los beneficios y derechos laborales conferidos por ley.
Adrian Moscoso Publicado 3:39 pm, 6 Marzo, 2023

El 20 de febrero la Comisión de Trabajo y Seguridad Social del Congreso, presidido por Sigrid Bazán, aprobó por segunda ocasión, por mayoría, el Proyecto de Ley N.° 805/2021-CR, presentado por el congresista Jaime Quito de Perú Libre, la cual busca modificar el régimen laboral de los trabajadores de la exportación no tradicional para incluirlos en el régimen laboral de la actividad privada, previsto por el Decreto Legislativo N° 728, Ley de Productividad y Competitividad Laboral.

¿Por qué es perjudicial este proyecto?

El dictamen aprobado dispone que todos los trabajadores, actualmente bajo dicho régimen, que tengan 5 años de labores pasen automáticamente a tener contratos de plazo indeterminado. En tanto, aquellos cuyos contratos venzan, no podrán ser contratados nuevamente bajo el régimen especial, lo que probablemente signifique en la práctica que muchos de ellos caigan en desempleo.

Es por eso que este proyecto afecta principalmente a los empleados del rubro, trayendo más informalidad, costos labores y reducción en la competitividad, lo cual retrasa y limita  la generación de empleo al existir menor demanda.

Ataque a un régimen estable

El régimen laboral que se pretende alterar es la base del desarrollo de las exportaciones no tradicionales y promueve la formalidad en la contratación, donde los trabajadores gozan de todos los beneficios y derechos laborales conferidos por ley, tales como gratificaciones, vacaciones, derecho a la seguridad social, utilidades cuando corresponda, licencia por maternidad, asignación familiar, entre otros.

Competencia internacional

La demanda internacional es muy variable y sujeta a demanda por temporadas. Si las empresas peruanas están exigidas a mantener una estructura de costos rígida, no podrán competir con las de otros países que disputan los mismos mercados. Esta situación es incluso más crítica en la agroindustria, que se encuentra condicionada por la temporalidad de las cosechas. Si las empresas no son competitivas, no podrán colocar sus productos en el exterior y por lo tanto no seguirán contratando trabajadores.

¿Y las consecuencias?

El impacto a corto plazo será la pérdida de competitividad en el exterior, que generará disminución de las órdenes de compra; por lo tanto, las empresas reducirán o postergarán sus proyectos de inversión, y no podrán contratar la mano de obra que hoy emplean. El otro escenario es que esta norma termine promoviendo la informalidad laboral.

Errores y reflexión

La Comisión de Trabajo ignoró que están repitiendo un grave error, como cuando se aprobó la Ley N° 31087, que derogó la Ley de Promoción Agraria (Ley N° 27360) en diciembre de 2020. Mientras estuvo vigente esta ley, contribuyó a la reducción de la pobreza entre 2004 y 2017, la cual pasó del 81.3% al 38.3% en la Costa peruana, donde la agroindustria se concentra. Así, aportó alrededor del 45% en la reducción de la pobreza total en cada región entre 2004 y 2018.

El Pleno del Congreso, en el momento que trate la presente iniciativa, debe tener presente que la prioridad en el país es preservar los empleos existentes y a la vez promover la creación de nuevos empleos formales, no convertirse en actores que colaboran con la informalidad que todos trabajamos por reducir.

 

COMPARTIR NOTICIA