Fecha: 13 Junio, 2024 Tipo de cambio : s/ 3.779

Solo 5 colegios empezaron clases presenciales en Piura

Redacción Vigilante Publicado 11:15 am, 3 Marzo, 2022

Tras recibir dos años de clases virtuales debido a la pandemia por la COVID-19, el director regional de educación de Piura (Drep), Elvis Bonifaz López informó que más de 2.000 escolares de Piura y Talara iniciaron clases de forma presencial en los colegios con servicio particular. Los colegios estatales aún no empiezan clases.

“Estamos verificando que las condiciones de bioseguridad, señalización y espacios abiertos, se cumplan conforme a la norma, con el único propósito de preservar la integridad física de estudiantes y maestros”, manifestó. Sin embargo, para muchos padres de familia y comunidades educativas, los requisitos que piden MINEDU y MINSA para la reapertura de clases a instituciones educativas estatales y privadas son desproporcionadas o inadecuadas.

En Piura inició sus clases el colegio María Montessori, San Ignacio de Loyola, Rosita Mística y Premium; en Talara hizo lo mismo el Colegio Parroquial Santa Rosa de Lima en los niveles de inicial, primaria y secundaria.

Según datos de la UNESCO, a nivel global, más de 1200 millones de estudiantes de todos los niveles de enseñanza habían abandonado las clases presenciales en una escuela durante el 2020. 160 millones de ellos eran estudiantes de Latinoamérica y el Caribe.

Citando un reciente estudio de la CEPAL, “por su parte, la UNESCO ha identificado grandes brechas en los resultados educativos (en época de pandemia), que se relacionan con una desigual distribución de los docentes, en general, y de los docentes mejor calificados, en particular, en desmedro de países y regiones con menores ingresos y de zonas rurales, las que suelen concentrar además a población indígena y migrante (UNESCO, 2016a; Messina y García, 2020)”[1]

La mayoría de las medidas que los países de Latam adoptaron tuvieron que ver con 1. Suspender las clases presenciales en todos los niveles, y 2. Desplegar modalidades de educación a distancia mediante diversas plataformas o tecnologías.

Por ello, la comunidad educativa (directivos, docentes, padres y alumnos) enfrentó dos retos sumamente difíciles: el primero, verse incapaz de asumir el reto de trasladar conocimiento o aprender digitalmente, y el segundo, pasar por un proceso de aprendizaje digital imprevisto, improvisado, rápido, forzado e incompleto.

Definitivamente los efectos de este contexto no podían ser positivos. El mismo estudio de la CEPAL muestra que en diversos países de la región, entre los cuales se encuentra Perú, se suspendieron también los programas de apoyo nutricional a niños y niñas, con todas las consecuencias en la salud de los alumnos que esta medida implica.

Hacia octubre del 2021, mientras la mayoría de los países de la región ya había vuelto a clases, y aunque 96,566 escuelas peruanas ya se encontraban habilitadas para el retorno a clases, solo 8,887 se habían abierto en modalidad semipresencial (menos del 10%), en tanto más del 84% de personal docente y administrativo ya había recibido las dos dosis de la vacuna.


[1] https://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/45904/S2000510_es.pdf?sequence=1&isAllowed=y

COMPARTIR NOTICIA